Nuestra Historias

JOSÉ y RAMÓN BAEZA, S.L., es una empresa familiar dedicada a la fabricación y montaje de estructuras metálicas, cerrajería, puertas y automatismos. Está ubicada en el Polígono Industrial Toledo II, perteneciente al término municipal de Mocejón, a escasos kilómetros de Toledo. En este polígono tiene 6 naves industriales, más otra que también posee en la calle Extremadura, de Mocejón. En cada una de esas naves se realiza una labor diferenciada, consiguiendo con ello una mayor eficiencia y un mejor control en la elaboración de los productos. El fundador de la dinastía fue D. RAMÓN BAEZA NAVARRO, quien inició la actividad hace ahora más de 75 años. A su fallecimiento, en el año 1971, fueron sus hijos, José y Ramón, quienes se hicieron cargo de la continuidad en el negocio. La consolidación que promovieron a partir de entonces fue de tal magnitud, que en el año 1991 decidieron constituirse como Sociedad Limitada, para adecuar su estructura a la enorme expansión que el negocio estaba desarrollando. Desde esa fecha hasta hoy, la empresa no ha parado de aumentar su cuota de mercado, basada en la elaboración de unos productos de muy alta calidad a precios sumamente competitivos.

En la actualidad, cuenta con más de 20 trabajadores fijos en plantilla, y a pesar de la precaria situación económica por la que atravesamos, no ha sido necesario efectuar ninguna reducción del personal. Las instalaciones son verdaderamente modélicas, causando asombro a quienes tienen la oportunidad de visitarlas. Los sistemas de trabajo han sido minuciosamente estudiados, y la producción se realiza atendiendo a la especialización que tiene cada nave, dando como resultado un producto totalmente controlado y de la máxima fiabilidad. Los nietos de quien iniciara la actividad hace ahora más de 75 años, son quienes ahora se encargan de la Dirección Administrativa y Técnica de la empresa, siendo la tercera generación que se dedica a continuar la labor que emprendiera su abuelo, D. RAMÓN BAEZA NAVARRO.

El prestigio ganado durante todos estos años se ha traducido en una cartera de clientes que no deja de aumentar y que abarca desde las más importantes empresas constructoras de la región, hasta Organismos Oficiales, como Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, etc., pasando por clientes particulares de todo tipo. Se han realizado obras de gran envergadura y dificultad, como una Iglesia Parroquial en Madrid, Aparcamientos en Toledo, etc.

Y esta es, a grandes rasgos, la historia de nuestra empresa. Un núcleo familiar que se ha encargado de formar adecuadamente a su personal y que hoy en día puede vanagloriarse de tener una plantilla excepcionalmente bien cualificada, con la que puede ofrecer unos productos de absoluta garantía y total fiabilidad.